lunes, 23 de julio de 2012

Y a pesar de todo me das pena. No vas a poder hablar con ella de cómo se siente, de cómo te sientes. Ni siquiera reírte de las cosas graciosas que pasen, de esos percances. Tampoco lo vas a recordar con una sonrisa en tu rostro, ni siquiera vas a sentir mariposas en la panza, tal vez un poco de nervios, pero nada mas que eso. No va a ser como lo soñaste, como lo soñamos. 
Será algo así como muy técnico, muy superficial, y me atrevo a decir por lo que te conozco, que no es tu estilo. 
Y sí, aunque no sea asunto mio, aún así me da pena, porque te merecés algo mucho mejor que eso, algo genial, algo de amor, con amor...