viernes, 7 de septiembre de 2012

Welcome S.


Septiembre me huele a pasarla bien. A tardes con las chicas, y mañanas con resaca. A reír a carcajadas para no escuchar la cabeza. A noches de insomnio, a gastar los tacones en algún bar que haga esquina. A últimos exámenes, nuevos planes, y amores a medias. Me huele a más descuidos y menos restricciones; a menos recuerdos y más proyectos.
A previa veraniega, a prepararme para un Diciembre en cualquier lugar del mundo, pero con ellas. Me huele a más yo y menos él. A distancias que pierden su espesor y a bocas que rozan otras bocas con tal de ganarse la noche. A dejar de buscar para encontrar más, a poder decir adios y crecer. A no olvidar nada y superarlo todo.
A perderme en el mundo sin dejar de ser una persona pequeña. A cantar abajo de la ducha hasta gastar las cuerdas vocales, a bailar en frente del espejo hasta gastar los metatarsos, a estirar encima de la barra hasta llegar al infinito.
Septiembre viene a hacerme compañía y a aliviar los corazones; no es tiempo de pensar en lo que hace falta sino en lo que hay, y que esas sean nuestras razones para estar.
La ciudad me mira expectante, ya cargo las maletas y me lanzo a lo desconocido. Solo vivo intensamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario