lunes, 22 de octubre de 2012

Lejos está lo que estoy buscando.


Decidí hacerle caso a la canción, hacerla mi modo de vida: de ahora en más viviré viajando, lejos de todo lo que me hace mal. Siempre con un par de amigos como equipaje, y un par de tacones altos para comerse al mundo en la esquina de alguna barra. Porque para enamorarse sobra tiempo y faltan ganas. Y para viajar me faltan kilómetros y me sobra una vida. Quien sabe si un día de estos, tras darle la vuelta al mundo no me encuentro con tu espalda; o con el precipicio de tus ojos, tan oscuros y profundos a causa del cigarro y la amargura.
Ya ves, creo que nunca nos entendimos de veras. Aún recuerdo cuando te hablaba de viajar, y me decías que no pierda tiempo pensando en lo que va a pasar. Yo siempre supe que estabas equivocado. Creo que el futuro es hoy, incluso ayer; sólo que siempre lo comprendimos de manera muy distinta.
Así que entre lágrimas de queroseno que duelen como granizo yo voy, y emprendo la huida de tu voz mientras tú, te quedas con mi parte y hablas de lo sucio que es el rock and roll.
Sabes, estan siendo días raros, pero me hacen brillar. Un poco hambrienta, un poco enferma por el café y el tabaco, pero curada al fin.
A pesar de tanto te deseo suerte, de la buena. Yo por mi parte, seguiré perdiéndome en el mundo… 




¿Y qué mejor manera de empezar que con ustedes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario