domingo, 28 de octubre de 2012

PLEASURE


Para contrarrestar los pequeños disgustos que me da la vida, encuentro mis placeres en la pequeñas cosas:
Reírme a carcajadas para burlarme de tu amargura. Matar las horas de tu ausencia con los que siempre están. Gritar canciones en cualquier bar que haga esquina para decir al aire las cosas que no puedo escupir en tu cara. Perderme en el mundo, pero ahora sintigo (se siente mucho mas libre). Rozar bocas que me ericen la piel hasta olvidarme de la única boca que me roza el endocardio. Comprarme los tacones más altos de la tienda y así verte pequeñito desde arriba. Tapar las responsabilidades de siempre con otras más grandes y diferentes. Ganar mis propias batallas personales. Imaginarme comiendo un queijo en las playas brasileras durante las horas de Historia. Reemplazar los dolores improductivos de corazón por los dolores de estirar hasta la última fibra de mis músculos. Entrenar el equilibrio sobre los cinco dedos de un pie para no caer en el precipicio de tus ojos. Sudar hasta la última célula epitelial ensayando pirouettes en vez de hacerlo perdida entre tus sábanas... Y bailar, siempre bailar. El mejor antídoto capaz de reemplazar el poder de sanación de tus besos.










Creo que las pequeñas pasiones pueden salvarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario